martes, 5 de agosto de 2008

conflictos

El domingo acabé un poco nervioso, decepcionado conmigo mismo, y con sentimiento de culpabilidad. Tuve mi primer conflicto serio con uno de los chavales (que en algún momento tenía que llegar, porque ellos intentan ir ganándose licencias hasta que tu sin más remedio tienes que ponerles el tope). Me la montaron por un simple y asqueroso cigarro, pero bueno, yo no me bajé del burro, me amenazaron con piedras y tuvo que venir hasta la policia local. No quiero que os asusteis, ni que penséis que esto es la franja de gaza, pero episodios como éste son a más que menos comunes, y eso es lo que me da realmente pena, que este tipo de cosas lleguen a ser comunes.

Sin embargo, como he dicho, acabé decepcionado conmigo mismo porque en el fondo fue un error mío todo lo que ocurrió. El chico que montó la trifulca estaba castigado sin salida todo el fin de semana, y a pesar de que el domingo por la mañana ya me la había montado con un episodio de violencia y amenazas, yo cogí y me lo llevé por la tarde a echar unos billares y a que se comprara tabaco para tener durante la semana. El nene se puso nervioso, queria fumar, le dije que no iba a fumar por lo que había pasado por la mañana, se fue de mi lado y desapareció, tiré su tabaco a un contenedor y cuando volvió a aparecer como por arte de magia y le dije que había tirado su tabaco encolerizó y se puso como un demonio.

Bueno, no deja de ser cosas que pueden pasar, y que los educadores por su puesto cometemos errores más de una vez, y que metiendo la pata es como se aprende. Yo me he llevado una buena lección, y en contra de mis principios he tenido que aprender que no me puedo fiar

2 comentarios:

Rocio dijo...

Bueno Jaume no te desanimes que como bien dices de los errores se aprende y ya sabemos que errar es una facultad que tenemos los humanos, tu sigue adelante.un besito grandeeee

Lobadiz dijo...

Que fuerte, nunca me parara a pensar en esa responsabilidad, en ese punto de vista, el del educador, el del profesor. Que duro debe de ser!
Pero no debes sentirte culpable :)

Un saludo